Cómo agrandar unos zapatos

Cómo agrandar unos zapatos. ¡8 Consejos infalibles!

¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿Como agrandar unos zapatos que me rozan o son pequeños?

En más de una ocasión nos ha sucedido. Te dispones a calzarte esos zapatos que llevas una temporadita sin usar y … ¡No hay quién los aguante puestos!

Pero, ¿Qué pasó?!! ¿Se me encogieron los zapatos? ¿O se me agrandaron los pies? Bueno, sobre ésto ya hablaremos.

Ahora mismo vamos a lo urgente ¿Cómo lo soluciono?!!

¿Cómo agrandar unos zapatos?

Lo primero que tienes que saber es que el material se agranda si lo expones a presión y/o calor. Pero, a ésto tienes que sumar paciencia de tu parte.

Según el material de que estén hechos tus zapatos, será más o menos rápido lograr el cambio. Esto es, de pocos minutos a uno o dos días.

Estrena tus zapatos en la comodidad de tu casa. Si es necesario varias horas y un par de días antes de caminarlos por la calle. Así, podrás asegurarte que no te hacen daño o bien, tendrás tiempo para prevenirlo.

Condostacones

Te voy a contar los 8 trucos para saber como agrandar unos zapatos!

Crema hidratante

Coloca crema en el interior del zapato. Luego te pones tus calcetines gruesos (no tienen porque ser los térmicos) y te calzas los zapatos. Los andas por casa todo el tiempo que puedas, hasta notar que ambos han cedido lo suficiente. De lo contrario, prueba la próxima técnica.

Como agrandar unos zapatos

Papel húmedo

Te recomiendo usar papel blanco, tipo folio normal. Nada que tenga tinta porque puede teñirte el zapato por dentro.

Humedece varios papeles y dales forma de pelota. El papel no tiene que chorrear agua, solo tiene que estar bien húmedo. Ponlo dentro del zapato, aprieta y agrega todo el papel que sea posible en la zona que quieres agrandar.

Ahora espera hasta que se seque. Si ves que le falta por ceder vuelve a completar el proceso.

Algodón con alcohol

En este caso necesitas empapar un algodón con alcohol y pasarlo por dentro del zapato. Puedes ponértelos y andarlos por casa con calcetines gordos. O bien, ponerles una horma para que ejerza presión.

El alcohol suele dar excelentes resultados. Incluso, los sprays que se usan para este fin están hechos con alcohol. Así que ¡no dejes de intentarlo!

Con una cuchara

Si, has leído bien! Con una cuchara de metal o de madera puedes forzar por dentro el material nuevo. Ésta técnica es ideal para el calzado de cuero.

Gracias a la forma redondeada de la cuchara resulta ideal para la zona del talón pero también, para la puntera del zapato.

Realiza movimientos como si se tratara de masajes con presión. De arriba a abajo y de lado a lado. Presiona varias veces hasta que notes que el material se ha ablandado lo suficiente.

¡Al congelador! Bolsa hermética

Esta es una técnica muy sencilla. Necesitas dos bolsas que tengan cierre hermético. Ponles agua hasta la mitad y ciérralas. Ubica cada bolsa dentro del zapato. Luego, envuelve los zapatos en otra bolsa limpia y seca, y guárdalos dentro del congelador.

Al día siguiente, retira del congelador, deja que se descongele un poco el hielo y saca las bolsas de los zapatos. Cuando te los pruebes… Voilà!! ¡Habrás logrado agrandar tus zapatos!

Chorro de calor

Primero ponte los zapatos con tus calcetines gruesos. Aplica calor con tu secador de pelo varios segundos (20 aproximadamente) en cualquier parte del zapato que te apriete o sientas demasiado ajustada. Sigue caminando por casa y repite el proceso otra vez si es necesario.

Spray dilatador

Este es un producto ideal para ablandar el calzado. Los hay para todo tipo de material: piel lisa (los de vestir), cueros, sintéticos, ante, nobuck…

El spray flexibiliza y suaviza el calzado, adaptándolo rápidamente a la forma del pie. Puedes encontrarlos en el zapatero, en tiendas de zapatos o por internet. Y son muy baratos. Sencillamente tienes que aplicarlo por dentro de los zapatos. Y a andar!

Hormas

Como agrandar unos zapatos

Las hormas son los maniquíes de los pies! Los hay de madera, de plástico, de metal. Puedes encontrarlos en tiendas de zapatos y también son muy baratos. Eso sí, necesitas uno para cada zapato.

En este caso, tienes que poner las hormas dentro de los zapatos y esperar varias horas, un día o dos. Hasta que notes el cambio que necesitas.

¡Al Zapatero!

Oyes, pues claro! Si ves que estos consejos no te han valido, o directamente no te animas a intentarlo ¿Quién mejor que el zapatero para resolver tu problema?

El conoce el material del zapato y la mejor solución. Cuando es posible agrandar o ablandar un calzado, el zapatero usa su máquina llamada Paulina. Ubica el o los zapatos dentro de unas hormas y les aplica calor. Generalmente, en una horas o un día máximo termina su trabajo.

Sé precavida y cuida tus pies

Normalmente, el zapato suele apretarnos o rozarnos en la zona de los dedos. Esto pasa porque los diseños suelen estrecharse en la puntera, principalmente en el calzado de mujer.

También el talón puede sufrir importantes rozaduras o ampollas, como consecuencia de usar zapatos que nos quedan ajustados.

Como agrandar unos zapatos

Si no puedes prevenir probando en casa tus zapatos, ten siempre en el bolso tiritas anchas y resistentes a la humedad. Aquí no vale cualquiera. No escatimes en la protección de tus pies.

Incluso, si al ponerte los zapatos notas que el pie roza en algunas zonas, no esperes a que se lastime la piel. Ponte la tirita cuanto antes.

Aún así, que el primer uso sea siempre con moderación. ¡Todos nos ponemos ansiosos por lucir nuestra nueva adquisición! Pero, ponlos a prueba poco a poco en caminatas cortas. Así tus pies podrán acostumbrarse a la nueva horma y sensación del material.

Y ahora toca el ¿Qué pasó? ¿Por qué me aprietan los zapatos?

Una de las principales razones es porque tus pies se hayan hinchado:

  • Trabajas muchas horas de pie, sin apenas moverte
  • Las temperaturas elevadas del verano
  • Tienes retención de líquidos
  • Sufres cambios hormonales por el embarazo, la menopausia o el ciclo menstrual
  • Insuficiencia en la circulación sanguínea
  • Tienes sobrepeso
  • O bien, has comprado tus zapatos por internet y la talla no sea la que esperabas.

De cualquier forma, recuerda:

Sobre tus pies recae todo el peso y la responsabilidad de llevarte a donde tu quieres a cada momento

  • Da pequeños paseos para mejorar la circulación sanguínea
  • Mantén una dieta equilibrada, baja en sal
  • Evita el calzado, pantalones o calcetines que compriman tus pies
  • Corre, camina, pasea en bicicleta
  • Eleva las piernas unos minutos al final del día
  • Hazte masajes desde los dedos, pasando por los tobillos y piernas

Espero que después de este check list ya no tengas dudas de como agrandar unos zapatos!!! Y menos de cómo cuidar tus pies 😉

Pero ahora te toca a tí ¿Qué haces cuando los zapatos que quieres ponerte te estrujan el pie?

Si te pareció interesante el artículo, Probablemente también lo sea para tu amiga. ¡Comparte!

Ayudanos a crecer compartiendo este contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *